domingo, 10 de mayo de 2015

10 consejos para un porteo ergonómico y seguro



1.      Portabebé adecuado.
Elige un portabebé adecuado a la edad y desarrollo de tu bebé y también a tus necesidades.

2.      El bebé siempre sujeto mientras ajustas la tela.
Sujeta al bebé con una mano mientras que con la otra colocas el portabebé hasta que consigas una tensión segura para soltarle.

3.      Tensión correcta y un buen asiento.
Ajusta la tela de manera que el bebé quede bien sujeto, que la tela cubra su espalda lo necesario según su desarrollo o estado. Por ejemplo, si está durmiendo asegúrate de que su cabeza esté sujeta. 
Forma un buen asiento debajo de su culete, llevando la tela de corva a corva.

4.      Espalda en forma de "C" y piernas en “M”.
Respeta la curvatura natural de su espalda en forma de "C" (cifosis) y mantén sus piernas y culete formando una "M" (en posición ranita), con las rodillas siempre más altas que el culo.

5.      Cerca de tu centro de gravedad.
Mirando hacia tí, no hacia el exterior, bien pegadito a tu cuerpo y cerca de tu centro de gravedad.
Si cargamos al bebé mirando al frente, además de forzarlo a adoptar una postura que no es la natural, lo sometemos a una sobreestimulación y pierde seguridad y tranquilidad al no tener contacto visual contigo en caso de que se asuste, por ejemplo.

6.      Cerca de tus besos.
La altura correcta es aquella en la que alcances a darle un beso y no le golpees con la barbilla al moverte.

7.      Vías respiratorias libres.
Nunca cubras su cara con la tela. Si hace frío ponle un gorrito.

8.      Su barbilla no debe tocar su mentón.
Ni hundirse contra tu cuerpo. Para que pueda respirar con normalidad. Mantén su cabeza ligeramente ladeada apoyada sobre tu torso.

9.      Presta atención a tu postura.
Adopta tú también una postura natural y correcta mientras te colocas el portabebé y que te sea cómoda mientras porteas. Existen nudos que no ejercerán presión extra sobre tu abdomen o suelo pélvico, y que se pueden usar desde recién nacido. Muy recomendables en caso de cesárea o problemas de suelo pélvico. 

10.   Evita movimientos bruscos y actividades peligrosas.
Sé consciente de que tu campo visual es menor, por tanto evita movimientos bruscos, así como actividades peligrosas en las que puedas dañar al bebé.


ü  Practica frente a un espejo y con un muñeco o cojín hasta que adquieras seguridad.
ü  Si tu bebé está intranquilo o tiene sueño, déjalo para otro momento en el que esté colaborador.

ü  Y ante cualquier duda consulta con una asesora de porteo.