miércoles, 27 de mayo de 2015

SERVICIO DE PRÉSTAMO Y ALQUILER DE PORTABEBÉS

En MAMAmífera creemos que la mejor manera de comprobar si un portabebé se ajusta a las necesidades de tu familia es probándolo tranquilamente en vuestro día a día.
Por eso ponemos a vuestra disposición un servicio de alquiler y préstamo de portabebés, para que tengáis la oportunidad de probar y que si finalmente os decidís a comprar lo hagáis seguros de vuestra elección.

También puede darse el caso de que queráis disfrutar de un portabebé ligero para el verano, la playa o la piscina, tan sólo para unos días de vacaciones. O para viajar en avión y no tener que ir cargando con la silla. ¿No os parece que el alquiler puede ser una buena opción? Podréis disfrutar del porteo sin tener que hacer un gasto excesivo comprando un portabebé.


El funcionamiento y las tarifas a aplicar son las siguientes:

Previamente a la entrega en préstamo, se pagará una fianza cuyo valor será el p.v.p. del portabebé. A su devolución y tras comprobar que se entrega en las mismas condiciones que se prestó, se procederá a la devolución de la fianza menos el importe correspondiente al periodo de préstamo.

Puedes alquilar el portabebé por días o por semanas: 

Días sueltos: 3 euros/día
Una semana: 10 euros

En caso de demora en la devolución, se descontarán 5 euros por cada día excedido.

Si se quiere ampliar el periodo de préstamo, se deberá comunicar antes de finalizar el plazo actual y pagar previamente la renovación del siguiente periodo.

Si a la devolución se observan desperfectos en el portabebé se descontará de la fianza el importe que se estime oportuno según los daños causados. Si el daño es muy grave MAMAmífera se reserva el derecho de no restituir la fianza.

Entrega y devolución:

El portabebé se entregará y se devolverá en mano en Gijón (en el domicilio social de MAMAmífera o en otro lugar próximo a acordar) o se enviará y devolverá por correo certificado (coste del envío 6 euros, aproximadamente, que correrán a cargo del prestatario). 

MAMAmífera no se hace responsable del uso indebido o incorrecto del portabebé.

Si se desea, se dará una breve explicación del funcionamiento y características del portabebé, pero el precio del préstamo no incluye asesoría. Si se quiere contratar una asesoría se acordará previamente y se abonará el importe de la misma.


Portabebés disponibles para préstamo y su fianza correspondiente:

Fulares: desde el nacimiento hasta el fin del porteo

-        Fular elástico Boba Wrap (fianza: 39 euros)
-        Mochila-fular Pittari Wrap (fianza: 59 euros)
-        Fular tejido Neobulle (fianza: 78 euros)
-        Fular tejido Lingling D´Amour (fianza: 50 euros)
-        Fular tejido Bära Barn corto (fianza: 60 euros)
-        Híbrido mochila-fular elástico Caboo (fianza: 84 euros) 

Bandoleras: desde el nacimiento hasta el fin del porteo

-        Bandolera Lingling D´Amour (fianza: 49 euros)
-    Bandolera Lino MAMAmífera (fianza: 38 euros) 
-    Bandolera de seda natural (fianza: 45 euros) Una bandolera elegante, ideal para portear en ocasiones y eventos especiales, como bodas, bautizos, comuniones...

Mei Tais y asiáticos: desde que el bebé se mantiene sentado (6 meses aprox.)

-        Mei tai Maxi-tai Lingling D´Amour (fianza: 64 euros)
-        Mei tai Mid-tai MAMAmífera (fianza: 45 euros)
-        Mei-chila Storchenwiege (fianza: 94 euros)
-        Mei tai evolutivo Hop Tye (fianza: 75 euros) (apto desde nacimiento)

Mochilas:

-        Mochila Boba Carrier 4G (fianza: 125 euros)
-        Mochila Tula Baby (fianza: 120 euros)
-        Mochila Tula Toddler (fianza: 130 euros)
-        Híbrido mochila-fular elástico Caboo (fianza: 84 euros) 
-        Mochila-fular Pittari Wrap (fianza: 59 euros)
-    Mochila EMEIBABY (fianza: 142 euros) (Apta desde el nacimiento)

Portabebés ligeros/de agua

-        Bandolera de agua Sukkiri (fianza: 32 euros) (apto para bebés menores de 6 meses)
-        Tonga regulable (fianza: 45 euros)
-        Suppori (tallas M, L) (fianza: 40 euros)
-        Kantán Net Plus (talla L) (fianza: 49 euros)


Si quieres contratar este servicio o consular cualquier duda puedes hacerlo por teléfono/wasap (645218510) o por correo electrónico (info@mamamifera.com).

jueves, 21 de mayo de 2015

PORTEAR A LA ESPALDA: Aspectos a tener en cuenta

Una de las mayores dudas que se nos plantea cuando porteamos es cuándo podemos pasar a la espalda a nuestros bebés. En realidad, seremos nosotros los que sabremos cuándo ha llegado ese momento. Simplemente tenemos que tener en cuenta una serie de aspectos y confiar en nuestro instinto y nosotros mismos.



  • Elegir el portabebé adecuado.
Debemos elegir un portabebé que nos permita portear a la espalda, que se ajuste a nuestras necesidades y a la edad del bebé. Debemos tener en cuenta que no todos los portabebés sirven para todos los nudos ni todos son adecuados para recién nacidos.


  • Edad y necesidades del bebé.
Una de las primeras dudas que se nos plantea es a qué edad se puede portear un bebé a la espalda. En realidad se puede empezar en cualquier momento, siempre y cuando tengamos confianza y algo de experiencia en el porteo. En muchas culturas se carga al bebé a la espalda desde muy chiquito, incluso recién nacidos. Todo depende de nuestra experiencia con el porteo y la seguridad que tengamos en que lo estamos haciendo bien.
Con bebés más pequeños o recién nacidos debemos tener en cuenta que sus necesidades son distintas a los bebés más mayorcitos. Necesitan alimentarse con mayor regularidad, por tanto el porteo a la espalda puede resultar algo más engorroso a la hora de amamantar, ya que nos veremos en la necesidad de deshacer el nudo y sacar al bebé más a menudo para alimentarlo. Por el contrario, el porteo a la cadera o delantero resulta mucho más cómodo para amamantar al bebé.
Por otro lado, los bebés tan pequeños no ocupan tanto espacio como para limitarnos en exceso el movimiento, y no interferirá demasiado en la realización de nuestras tareas diarias.
Llegará un momento en el que el bebé sea lo suficientemente grande como para que ya nos impida realizar actividades llevándolo al frente. En este caso el porteo a la espalda se hará más necesario. El bebé será más grande y seguramente ya se mantenga sentado por lo que tendremos más confianza y nos resultará más fácil pasarlo a la espalda.


  • Ser conscientes del volumen que ocupamos en el espacio.
Debemos tener en cuenta que llevamos un bebé cargado a nuestra espalda, por tanto ocupamos más volumen hacia atrás. Aunque parezca obvio, a veces nos cuesta ser conscientes de este hecho y chocamos al girarnos o al pasar por una puerta o algún espacio por el que normalmente pasaríamos sin dificultad, pero con nuestro bebé a la espalda se queda estrecho.



Teniendo en cuenta estas consideraciones y aplicando el sentido común, el porteo a la espalda será seguro y placentero para bebé y porteador. ¡Así que sólo queda disfrutarlo!

¡FELIZ PORTEO!

miércoles, 20 de mayo de 2015

Porteo en verano: portabebés ligeros

Portabebés frescos para el verano, la playa o la piscina, y de tamaño reducido para que los puedas llevar en un bolsillo.


Es una redecilla tejida  en algodón 100% (sello Oeko-­Tex Standard 100).


Puede usarse desde que el bebé se mantiene sentado por si mismo (en torno a los 6 meses) hasta los 3 años aproximadamente (15 kg).
Sencillo y de fácil manejo. 

El Tonga® regulable es de talla única. Puede utilizarlo desde la mama más menuda al papa más corpulento y también es ajustable al tamaño de cada bebé.

Está pensado para llevar al bebé en la cadera principalmente, aunque también admite llevarlo delante o la espalda, o incluso en posición cuna para momentos puntuales para bebés más pequeños.
Es un portabebé de tamaño reducido, podrás guardarlo en un bolsillo. Ideal como complemento para otros portabebés, para el verano, para la playa o piscina (sí, también en el agua!) o para el “sube-y-baja”.

No es un portabebé “manos-libres”. El tejido no llega a cubrir toda la espalda del bebé, por lo que sobre todo en bebés pequeños será necesario que el porteador sujete con una mano la espalda o cabeza del bebé.
Tiene variedad de colores lisos y alguno estampado. Entre ellos el modelo arco iris que me tiene enamorada.


Es un portabebés de malla triple, siendo fresco y flexible a la vez que muy resistente. Fabricado en material sintético.


Puede usarse desde que el bebé se mantiene sentado por si mismo (en torno a los 6 meses) hasta los 3 años aproximadamente (15 kg).
También es ligero, cómodo y fácil de utilizar. Se extiende uniformemente sobre el hombro para mayor comodidad.

Es regulable pero no talla única. Disponible en dos tallas:

·        M = Altura desde 1,50m hasta 1,75m, medida bajo el pecho hasta 100 cm aprox.
·        L = Altura desde 1,70m hasta 1,90m, medida bajo el pecho 120 cm aprox.

Con este portabebés podrás llevar a tu bebé principalmente en la cadera, también delante o a la espalda con niños mayores.

No es un portabebé “manos-libres”. El tejido no llega a cubrir toda la espalda del bebé, por lo que sobre todo en bebés pequeños será necesario que el porteador sujete con una mano la espalda o cabeza del bebé.
Tiene sólo tres colores a elegir: gris, rojo o negro.


Es una malla de material sintético (100% poliéster) más tupida que en caso de Tonga o Kantan.



Puede usarse desde que el bebé se mantiene sentado por si mismo (en torno a los 6 meses) hasta los 3 años aproximadamente (15 kg).
También es un portabebé extraligero, práctico y muy fácil de utilizar. Pesa sólo 80 gr. Se extiende uniformemente por el hombro para mayor comodidad.

Puede usarse desde que el bebé se mantiene sentado por si mismo (en torno a los 6 meses) hasta los 3 años aproximadamente (15 kg).
No es regulable. Está disponible en 6 tallas distintas. Por lo que en caso de dos porteadores con constituciones físicas muy distintas no podrán utilizar el mismo.
Para elegir tu talla:

Tu torso (medida alrededor torso, bajo el pecho)
Tu altura
75cm aprox.
de 75cm a 85cm
de 85cm a 100cm
más de 100cm
de 1,45m a 1,60m
M
M/L
L

de 1,60m a 1,75m
M/L
L
2L

de 1,75m a 1,85m
L/2L
2L
2L

de 1,80m a 1,90m


3L
3L/4L
más de 1,90m


4L
4L


No es un portabebé “manos-libres”. El tejido no llega a cubrir toda la espalda del bebé, por lo que sobre todo en bebés pequeños será necesario que el porteador sujete con una mano la espalda o cabeza del bebé.
Tiene variedad de colores a elegir.


¡Una bandolera ideal para el verano!
Está compuesta por una malla transpirable 100% poliéster, fresca y suave.

Fácil de utilizar para llevar de manera cómoda y segura a tu bebé/niñ@ en la playa, la piscina y en los días más calurosos. De secado rápido.

Se distribuye uniformemente por el hombro para mayor comodidad del porteador.

Puede usarse desde recién nacido hasta los 3 años aproximadamente (15 kg).
El talla única. Regulable mediante unas anillas, por lo que se adapta a todo tipo de porteadores.
Disponible en blanco, gris, negro, azul claro y azul eléctrico.



En resumen:

Si prefieres un portabebé de tejido natural el tuyo es el Tonga®, ya que es el único disponible en algodón 100%.

Tonga®,  y Sukkiri son talla única y totalmente regulables. Si lo vais a usar distintos porteadores el Suppori no es la mejor opción. Mejor una de las otras opciones que se adaptan a personas con diferente constitución física.

Si lo quieres usar con bebés menores de 6 meses tu opción es la bandolera de agua Sukkiri.

Kantan, Suppori y Sukkiri distribuyen el tejido por el hombro uniformemente para mayor comodidad.



¿Cuál es tu preferido? Espero que te haya sido de ayuda este post y que te animes a dejar un comentario compartiendo tu experiencia.

¡FELIZ PORTEO!

martes, 14 de abril de 2015

DIY: Cometa de mano o Cinta de viento Waldorf

Quiero compartir un sencillo tutorial para elaborar una cinta de viento Waldorf:


La cometa de mano Waldorf es un juguete que favorece el juego creativo y el ejercicio físico. Ya me contarás si después de tenerla en tus manos te resistes a dar un par de vueltas mientras la agitas ;) A los peques les encantará bailar y saltar a la ver que con sus manos mueven las cintas de colores.


Pues allá vamos con los materiales que necesitamos:

Una anilla de madera. En mi caso utilicé una de madera sin tratar, de unos 6-7 cm de diámetro. Podéis darle un acabado más suave frotándola con un poquito de aceite de oliva, dejando actuar un rato y luego eliminar el sobrante, pero a mi, particularmente, me gusta más así.


Cintas de raso de colores. Necesitaremos cintas de un metro de largo. En este caso usé 6 cintas con los colores del Arcoiris. Puedes añadir tantas cintas y colores como quieras. Al gusto del consumidor!


Una vez que tenemos los materiales, ¡comenzamos! Simplemente buscamos la mitad de la cinta de raso y en ese punto la atamos a la anilla con un doble nudo para que no se nos suelte. Si queréis podéis darle una puntada para asegurarla más, pero no es necesario. Las he testado con mi hija y son a prueba de torbellinos! ;)


Pues así con todos los colores: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y morado.

Et voila!

Podéis hacer dos, una para cada mano.

Ahora sólo queda disfrutar del juego:


Son un detalle perfecto para los invitados en fiestas o cumpleaños. Con un poco de música se lo parasán en grande bailando con ellas.


Si os ha gustado y os animáis a hacerlo, espero que me contéis que tal el resultado.

NO uses este tutorial con fines comerciales. Puedes compartirlo o ponerlo en tu blog siempre y cuando hagas referencia al original poniendo un enlace a este post y al blog. Gracias.


miércoles, 18 de febrero de 2015

Opinión de una matrona sobre el 'Informe Doula'

Es mucha la polémica que se ha levantado sobre este tema en la última semana. Como siempre hay mucha gente que se escandaliza, se lleva las manos a la cabeza y habla por hablar sin saber ni siquiera de que va el tema. No hay más que pararse a leer muchos de los comentarios que se ponen al pie de las noticias que se han publicado acerca de este "informe". La gente "suelta" sus opiniones, incluso sin haberse informado bien de qué es una doula. Estoy segura de que algunos era la primera vez que oían/leían la palabra.

Por este motivo creo que es interesante conocer la opinión de una matrona. A continuación os comparto el punto de vista y las reflexiones de María González (Mimame Matrona):

"Tengo que confesar que estoy atónita ante las declaraciones y el informe del Consejo General de Enfermería sobre la labor de las doulas. No me siento representada, ni defendida, ni orgullosa de ver que “por fin” sacan la cara por nuestro colectivo. La verdad es que me siento avergonzada e indignada. Por el contenido, y sobre todo, por el tono. Yo, matrona, creo que la labor de apoyo emocional en la que se fundamenta la existencia de una doula es parte de mi trabajo. Con lo que realmente no creo en la necesidad de las doulas como acompañantes emocionales. Esa labor se nos ha ido escapando de las manos, en parte porque nuestro sistema sanitario no lo facilita. Y en una parte importante, por culpa nuestra, no echemos los balones fuera. Pero que yo no vaya a recomendar a una mujer que contrate una doula no quiere decir que deban ser perseguidas ni que deban ser expulsadas de la profesión las matronas que las formen. ¿Ahora el afán de lucro es un delito? ¿Y el lucro de las compañías farmaceúticas, de la leche de fórmula infantil, de los servicios privados a costa de la salud pública, que se ha permitido durante décadas? ¿Dónde están las denuncias de nuestro colegio?
Como en todas las profesiones, se puede manipular a la gente y tergiversar la información. Lo sabemos porque estamos en un sistema sanitario que lo consiente, y especialmente en la atención a la maternidad. Pero entrar en el juego de “fulminar la profesión de doula”, tal y como está escrito en alguna parte del informe, no hace más que poner en evidencia nuestra propia debilidad. ¿Por qué no dirigimos nuestras fuerzas a hacer bien nuestro trabajo, a ofrecer una atención de calidad a las mujeres, a poner en práctica de una vez por todas las recomendaciones de la asistencia al parto normal? ¿Qué tal si emplean la “artillería pesada” en luchar por la contratación de matronas para los puestos que nos corresponden, y que garantizan una atención de calidad a las mujeres? Tenemos matronas formadísimas y muy motivadas que están esperando como agua de mayo una oportunidad para apoyar lactancias en las plantas de maternidad, fomentar el autocuidado de las mujeres en las consultas de orientación familiar ó acompañar mujeres en los centros de salud en su vivencia de la menopausia.
¿Evidencia científica? ¿Por qué no están para hacer cumplir las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, basadas en la evidencia científica, que ya llevan ahí 8 años y siguen sin implementarse? ¿He oído a un señor de traje llamarlas “siniestros personajes”? ¿Pero qué manera es esa de hablar?
Si es ésta la defensa que se va a hacer desde de mi colectivo, yo me bajo del carro, gracias. No quiero participar en la “caza de brujas”. Creo que tenemos cosas mucho más importantes que arreglar... dentro de nuestro propio colectivo, sin ir más lejos".

Muchas gracias María por dejarme compartir tus palabras. No me puedo estar más de acuerdo contigo. Ya te dije en su día que ¡ojalá te hubiera conocido antes! 

Como madre, si que echo en falta ese acompañamiento, esa falta de comprensión y de apoyo emocional que les falta a una parte del colectivo médico y sanitario en el ambito maternal, que es el que a mi me ha tocado vivir. Por suerte, no sois todas así. En mi parto tuve la suerte de contar con una matrona, que me dio tranquilidad y apoyo, y sobre todo intentó que mi parto fuera lo más respetado posible. Desgraciadamente no puedo decir lo mismo de la mayor parte del personal médico que me atendió. Es aquí donde se hace necesaria la figura de una doula, para cubrir las carencias de información y apoyo que sufrimos las embarazadas, las madres, sobre todo las primerizas. Yo no supe lo que era un plan de parto hasta después de dar a luz, no sabia cuándo ni dónde lo había que entregar. Casi ni sabía para qué eran muchas de las pruebas que me hacían... En mi círculo de amistades no contaba con nadie que me pudiera informar, y seamos realistas, aunque conozcamos a muchas madres, casi todas estamos o estábamos igual. Vamos a parir como si fuera un "trámite" algo que se supone duro y doloroso y que esperamos que pase lo más rápido posible, y -perdonadme la expresión- cagadas de miedo. Cuando deberíamos ir empoderadas y llenas de emoción para "disfrutar" de uno de los momentos más importantes y más maravillosos de nuestra vida. Y el miedo juega en nuestra contra, por eso es tan importante contar con ese apoyo y esa información que nos dé seguridad para afrontar esas inseguridades que parece que vienen con el "título" de madre, y que todos los opinólogos de nuestro al rededor se esfuerzan por acentuar.

Puedo llegar a comprender que matronas y enfermeras se sientan "amenazadas" por las doulas, ¿tienen miedo de que les quiten el puesto? No creo que esto suceda, cada una tiene su papel. Como en todas las profesiones, hay trabajadores más y menos competentes, más y menos motivados. Creemos que por tener un título ya está todo hecho, y no es así. El título se queda obsoleto muy rápido si uno no se esfuerza por mantenerse al día, por intentar mejorar y seguir formándose. No niego que dentro de las doulas no habrá quien se aproveche de la situación y quiera hacer negocio, como en todo, pero no hay que generalizar y mucho menos pornerlas a la altura de una secta satánica. La mayoría serán madres que estarán intentando ganarse la vida de la manera que mejor saben y pueden. ¿Qué es una profesión que no está regulada? Es un problema sí, pero sobre todo para ellas, que entre otras cosas hace que las vean como hechiceras, meigas, brujas... o queráis llamarlo. No me voy a meter con temas de intrusismo y demás porque eso me da para unos cuantos posts... Y si tanto auge están teniendo las doulas será que algo falla en ese ámbito. Quizas sea hora de cambiar, de evolucionar. No lo sé. No soy matrona ni doula. Sólo madre.

 

martes, 27 de enero de 2015

Llamadores de Ángeles

Me encantan estas bolitas sonoras, no lo puedo evitar. Estoy enamorada de su tintineo. Suave, sutil, como unas campanillas. Sí, es algo personal. Siempre quise tener uno, y cuando me quedé embarazada más aún. Y pesar que lo dejaba caer una y otra vez... nadie me lo regaló (snif...!). Quizás fui demasiado sútil o a mi al rededor no captaban bien las señales. Ahora sí, ya están todos avisados de manera menos sutil (je!) si vuelvo a quedarme embarazada, ¡¡quiero uno!! Aunque cualquier día me hago un autorregalo. ¡Porque yo lo valgo!



Popularmente son conocidos como Llamadores de Ángeles, porque detrás de su significado hay numerosas leyendas relacionadas con los ángeles. Pero haciendo referencia a su función durante el embarazo, también podemos llamarlos bolas musicales o sonajeros de maternidad. Su mecanismo es bien simple, se compone de una bolita que emite un sonido muy suave.


Volviendo a las leyendas o a su significado mágico, se cree que protege a la mamá y su bebé que aún está en el vientre.

"Cuenta la leyenda, que hace miles de años, los humanos vivían en contacto directo con sus Ángeles Guías o Ángeles de la Guarda y , que por alguna razón, seguramente vinculada al Pecado Original, tuvieron que dejar de vivir conjuntamente con ellos. Los Ángeles, apenados por la pérdida de la compañía de los humanos, obsequiaron a éstos con colgantes esféricos de plata que, al agitarlos, sonaban como campanillas.

Estas esferas eran un símbolo de protección. Los Ángeles se despidieron de los humanos y les explicaron que, aunque yo no los volverían a ver, si se sentían en peligro, desprotegidos o simplemente tristes, sólo tendrían que agitar la esfera, ya que cuando escuchara su sonido, el Ángel Guardían de cada uno, acudiría en su ayuda o compañía.

Los Ángeles pusieron una condición: el colgante sería de uso exclusivo y personal, pues todos tenían un sonido propio y reconocible por cada Ángel de la Guarda, y este Ángel no puede ser prestado a otra persona. Si se contravenía esta condición, la magia y protección de la esfera desaparecería.También explicaron a los humanos que el mismo colgante puede ser utilizado por una madre y su bebé mientras éste se encuentra en gestación, ya que en este caso ambos comparten un Ángel Guía. Una vez que el bebé haya visto la luz, la madre debe decidir si el colgante se utilizaba para su protección o para la de su hijo recién nacido".

Al margen de leyendas, magia y supersticiones, personalmente me parece un regalo perfecto para una embarazada. Además de ser un bonito complemento, ese sonido tan especial que emite le puede ayudar a relajarse. A ella y a su futuro bebé, ya que a partir de las 20 semanas de gestación es capaz de oir y, por tanto, también podrá disfrutar de su tintineo. Después del parto seguro que también le calmará. Pienso que será un bonito recuerdo tanto para la madre como para el bebé a lo largo de su vida.

Y será por modelos a elegir... plateados, lisos, en relieve, de colores... Para todos los gustos.


Yo soy muy indecisa, entre eso y que me gustan todos, ¡no sabría cuál elegir! ¿Me ayudas? ¿Cuál te gusta?

viernes, 2 de enero de 2015

Transformación de cuna a mesa - pizarra

Hace tiempo que vi esta transformación de cuna a mesa por internet (no recuerdo concretamente dónde, ya que creo que fueron varios blogs o páginas) y tenía ganas de aprovechar la cuna que compramos, porque como colechamos no le dimos el uso esperado cuando la compramos (otro trasto innecesario...¡de haberlo sabido antes! este tema me da para otro post). La cuna nos hizo función de barrera de la cama durante un tiempo y de almacén de juguetes durante otro tiempo, hasta que nos cansamos de tenerla ocupando sitio en la habitación.

Por fin nos decidimos a rescatarla del trastero y darle un buen uso. Os voy a contar como lo hicímos nosotros.

Quitamos un lateral de la cuna y la base donde se supone reposa el colchón:




Con tela de pizarra, corté según la medida de la cuna, y la pequé con una pistola de pegamento. Era lo que tenía más a mano, con cinta de doble cara creo que también hubiera quedado bien.
Sólo puse pegamento por todo el borde de la superficie.



Apoyo físico y moral:


Y muchas ganas de empezar a disfrutarla:



Colocamos la base en su sitio:



Vimos que se tambaleaba un poco así que aseguramos el resto de la estructura con un par de clavos. Habíamos pensado ponerle unas escuadras debajo de la base, pero no hizo falta.

¡Y ahora sólo queda disfrutarla! ¡Pintar, borrar y volver a pintar!




De momento así la tenemos, aunque mi idea es ponerle botecitos colgados de los barrotes o algún recipiente donde ella pueda colocar sus pinturas, tizas, papeles... Para que las tenga a su alcance y las pueda guardar cuando termine.

¿Qué os ha parecido? ¿Lo conocíais? Espero que os haya gustado y os sirva para inspiraros o para reciclar esa cuna que ya no usáis.

¡Feliz 2015!

domingo, 21 de diciembre de 2014

La importancia del contacto físico en los bebés mamíferos

Hace tiempo que quería contar esta experiencia. Me pareció curioso, pero pensándolo bien no tanto... Porque aunque algunas quieran ir contra nuestra propia naturaleza, los mamíferos no somos tan distintos.

Hace unos meses me encontré en los bajos de un coche un bebé gatuno muy muy asustado. Tendría un par de meses, no más. Como buena amante de los animales que soy, no pude seguir como si nada. Estaba en una zona céntrica, con mucho tráfico y pocas zonas verdes. Yo creo que vino en ese coche de otro lugar. 

Estaba muy muy asustada (resultó ser chica), y no fue tarea fácil cogerla. Menos mal que conté con la ayuda de unas personas que salieron del bar que había al lado, y entre todos pudimos "echarle el guante". Tenía decidido que no podía dejarla allí, así que improvisé un trasportín con mi propio bolso (con forma de gato, qué curioso... de verdad que no me dedico a salir a buscar gatos intencionadamente!), y nos fuimos al veterinario. Como os digo estaba asustadísima, pero todo lo que tenía de asustada lo tenía de buena. La desparasitamos, la bañamos (adjunto documento gráfico, para los incrédulos... y sin ningún rasguño!) y también le tratamos el fuerte catarro que traía.




Una vez aseada había que "socializarla" para intentar buscarle un hogar. Como os digo, estaba muy muy asustada, estoy casi segura que era la primera vez que tenía contacto con un humano, y claro, que te saquen por las "bravas" de tu escondite no es empezar con muy buen pie...


Aceptaba las caricias, pero con miedo. Intenté ganármela por el estómago. Tenía mucha hambre y comía con ganas, pero no se acaba de fiar. Era un poco dura de pelar... para qué lo vamos a negar, pero yo también soy bastante tozuda y no me rindo fácilmente. No quería tener que dejarla otra vez en la calle.

Pasamos al plan B: cogerla en brazos bien pegadita mientras la acaricio. Contacto físico en toda regla, al fin y al cabo no deja de ser un bebé mamífero. No soy una gata, ni su madre, pero era lo más parecido que podía hacer para intentar darle ese contacto que le proporcionara un poco de tranquilidad y confianza que sólo se puede sentir en el pecho de una madre.



Cual fue mi sorpresa, o no tan sorpresa, cuando al ponerla pegadita a mi pecho cambió su actitud totalmente. Aún le sigo dando el pecho a mi hija, y no sé si la pequeña gatita lo notaría, pero al estar cerca de mi olisqueó un poquito y enseguida se acurrucó como veis en la foto. Tranquila, se relajó y ¡comenzó a ronronear!

En la semana que estuvo en casa, sólo ronroneaba cuando la cogía junto a mi pecho como en la foto. 

Os gustará saber que la gatita, que se llama Bastet, es feliz en un buen hogar. Es mimosa, cariñosa, y está totalmente adaptada a la vida en una casa.




¿Qué conclusiones/reflexiones he sacado de ésto?

Que los bebés, y sobre todos los mamíferos sean humanos o de otra especie, nacen indefensos, inseguros, y necesitan de una figura materna o de apego que les proporcione esa seguridad que les falta, para crecer y convertirse en adultos independientes; y que con paciencia y cariño todo se consigue, más tarde o más temprano. También tengo experiencia con gatos adultos que se han adaptado perfectamente a la convivencia con personas.



Otro punto importante de esta experiencia fue enseñarle a mi hija a respetar y ayudar a los demás, sean personas o animales. Me ayudó a cuidarla y también contribuyó a su "socialización". La peor parte fue el disgusto que se llevó cuando la tuvimos que dejar en su nuevo hogar, pero también comprendió que nosotros no podíamos quedárnosla, que no podíamos asumir otra responsabilidad más, y por eso era mejor entregarla a otras personas que si la van a cuidar como se merece. 


Dadas las fechas en las que estamos, aprovecho para recordar que los animales no son juguetes. No tienen un botón de "off" para cuando te cansas de atenderlos. Sed responsables con este tema, por favor ;)

Desde MAMAmífera os deseamos ¡¡FELICES FIESTAS!!